You are currently browsing the tag archive for the ‘derechos HUMANOS’ tag.

"Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos". Eduardo Galeano

“Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”. Eduardo Galeano

 

Bajo el azul cielo de Bogotá y el radiante sol, en plena calle, a pasos de mi trabajo y encogido como un niño asustado, un hombre duerme profundamente. Lo veo apenas, cuando casi estoy encima de él. No está tapado ni siquiera con periódicos y su cabeza reposa en el escalón de la entrada de una maltrecha casa abandonada.

Miro sus pies, embutidos a la fuerza en unos zapatos roñosos varios números más pequeños, desde donde asoman unos talones sucios y resecos por el frío. Pienso en esos pies que caminan la ciudad en punta, en medio de los montones de basura y los pequeños ratones negruzcos que se esconden entre el pasto, y me avergüenzo de mis insignificantes tribulaciones cotidianas.

Imagen

En Ciudad Bolívar, al sur de Bogotá, las familias de desplazados comen lo que pueden y cuando pueden.

En la vieja y destartalada nevera de una de ellas, que ni siquiera está conectada a la electricidad, un negruzco y maloliente corazón de res es atesorado. Cada día, hace más de una semana, el vital músculo es sumergido en la única olla de la casa apenas el agua comienza a hervir. 

El sustancioso caldo ayuda a engañar al hambre y al frío, llenando los platos de una familia de cuatro. Más eficaz, sin embargo, es el bazuco que se consigue en la olla más cercana, que permite ignorar la urgencia del hambre, pero que aumenta la angustia y la tristeza.

— 

Camilo recorre los pasillos de su colegio relatando orgulloso los logros de ese oasis en Ciudad Bolívar. Sube y baja escaleras, pasa por la biblioteca, ingresa a los salones interrumpiendo clases y mostrando a los ejecutivos de una importante empresa transnacional los impecables cuadernos de los niños y niñas de primaria, llenos de dibujos y colores.

Los ejecutivos, hombres y mujeres que a diario lidian con problemas de mercado y grandes sumas de dinero, esconden lágrimas y emociones al conocer las escuálidas finanzas del colegio, que a diario da de comer a más de 500 alumnos.

Camilo no tiene más de 13 años, una sonrisa sincera y ganas de estudiar comunicación social. En dos años deberá cambiarse a otro colegio, más lejano, para terminar la secundaria. Pero a él le gusta éste, a pesar del recreo en plena calle porque no hay patio de juegos, de las rejas en cada ventana para evitar los robos, y de la vista al barrio pobre, lleno de casas apretadas, hambre, droga y horribles torres de alta tensión.

 

Estamos armando bolsas con pequeños paquetitos de salsa. De a cinco en cinco, las sacamos de unas destartaladas cajas de cartón, hasta completar 50, para luego apilar los montones de bolsas en otras cajas, esta vez de plástico.

La larga y rutinaria tarea es compartida con unos chicos de secundaria, que hacen su práctica en el Banco de Alimentos de Bogotá. Aburridos y cansados, no muy motivados, cuentan y cuentan los paquetitos y llenan bolsas y más bolsas, en lo que parece un castigo griego.

Alcanzamos a realizar el tedioso trabajo por poco más de una hora, tras la cual nos destinan a otra labor (a nosotras, no a los estudiantes). Pienso en la gente que hace cosas desagradables o rutinarias todo el día, todos los días, ad aeternum: los nadies que doblan los cables de los audífonos de los aviones, los invisibles que nos abren la puerta en los edificios públicos y privados, los silenciosos que ordenan los estantes de los supermercados, los fantasmas que deambulan por la noche en nuestros suburbios en busca de algo que comer entre nuestros desechos y que desaparecen al llegar el día.

Me subo en el bus del TransMi, en la última estación al norte, casi donde termina –o empieza- Bogotá. Alcanzo asiento, pero a poco andar me lo pide una señora embarazada, así que me paro y me dedico a hacer equilibrismo por las siguientes 139 cuadras.

Hace calor y éste aumenta a medida que nos acercamos al centro. La gente dormita en sus asientos, aferrada a sus bolsas, carteras y otras pertenencias. El trancón es impresionante, avanzamos a uno por hora y afuera, ya oscuro, sólo brillan patéticas las luces de los horribles carteles de los negocios de barrio, llenos de fotografías de pollos asados, teléfonos celulares y panaderías baratas.

Me bajo en la calle 32, dejando el bus igual de lleno. El aire se siente frío, al fin. Camino apurada entre la gente. Quiero llegar rápido al departamento. Debo hacer mucho antes de acostarme, dejar todo listo para mañana, levantarme con el sol, montarme de nuevo en el bus del TransMi.

Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.

Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos.

Que no son, aunque sean.

Que no hablan idiomas, sino dialectos.

Que no profesan religiones, sino supersticiones.

Que no hacen arte, sino artesanía.

Que no practican cultura, sino folklore.

Que no son seres humanos, sino recursos humanos.

Que no tienen cara, sino brazos.

Que no tienen nombre, sino número.

Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.

Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

Días de post

julio 2017
L M X J V S D
« Dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Archivos

RSS SeMaNa

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Primera lluvia

  • A salto de mata, crónica de un fracaso precoz, de Paul Auster (fragmento)
    “… Los mejores eran escritores modestos, concienzudos, que no sólo tenían más que decir sobre la vida norteamericana que los llamados autores serios, sino que muchas veces también parecían escribir frases más agudas, mejor hechas. Una de las artimañas convencionales … Seguir leyendo →

Actualizaciones de Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.