O cómo el americano ñoño promedio intenta cambiar el sistema, desde dentro del sistema. Y no lo consigue.

Anuncios