Nada menos que 94 años. Y lúcido, entero, pillo y venenoso el viejo.

 

No he conseguido verlo después del Mapochazo, hace ya 10 años, en la Feria del Libro de Santiago (cuando daban ganas de ir). Trascribo parte de uno de mis poemas favoritos “Hay un día feliz”.

 

“Nada ha cambiado, ni sus casas blancas
Ni sus viejos portones de madera.
Todo está en su lugar; las golondrinas
En la torre más alta de la iglesia;
El caracol en el jardín, y el musgo
En las húmedas manos de las piedras.
No se puede dudar, éste es el reino
Del cielo azul y de las hojas secas
En donde todo y cada cosa tiene
Su singular y plácida leyenda:
Hasta en la propia sombra reconozco
La mirada celeste de mi abuela.
Estos fueron los hechos memorables
Que presenció mi juventud primera,
El correo en la esquina de la plaza
Y la humedad en las murallas viejas.
¡Buena cosa, Dios mío! nunca sabe
Uno apreciar la dicha verdadera,
Cuando la imaginamos más lejana
Es justamente cuando está más cerca.
Ay de mí, ¡ay de mí!, algo me dice
Que la vida no es más que una quimera;
Una ilusión, un sueño sin orillas,
Una pequeña nube pasajera”.

 

 De Poemas y antipoemas (Santiago, Nascimento, 1954)
Anuncios