Behnoud Shojaee y Mohammad Feda’i podrían ser ejecutados en Irán en los próximos días. Ambos fueron condenados a muerte tras ser declarados culpables de homicidios cometidos cuando eran menores de edad (hoy tienen 20 y 21). Ninguno de los dos contó con una asistencia letrada adecuada durante el juicio.

Behnoud y Mohammad fueron condenados a quesas, es decir, a un castigo equivalente al delito cometido, lo que se concreta colgándolos de una grúa.

Amnistía Internacional ha implementado una campaña de recolección de firmas por Internet para enviar a las autoridades iraníes, con el fin de evitar la ejecución de una sentencia que viola el derecho a la vida y es la forma más extrema y brutal de impartir “justicia”.

Yo firmé. Firma tú.

Anuncios