Acaloradas se vienen estas municipales 2008, que no han esperado la partida oficial para empezar con los ofertones llamativos y populares.

 

El primer paso lo dio el alcalde de Lo Prado, Gonzalo Navarrete, en abril pasado, al anunciar que se gastaría 10 millones de pesos para entregar Viagra a los mayores de 60 que lo requirieran (con receta, eso sí, que la pastillita azul no es chacota). Con esto ya se ganó el voto de casi el 14% de los veteranos de su comuna, lo que se podría duplicar si consideramos a sus parejas, que no lo van a pasar nada de mal.

 

De aplausos se fue el edil, por lo que ante la buena recepción popular, comenzó la evaluación de entrega de gel lubricante para mujeres de la tercera edad, para reafirmar eso de la igualdad de oportunidades y que las veteranas también lo pasen chancho.

 

Y un poquito más al norte, la alcaldesa UDI de Renca, Vicky Barahona, a la que pelan por mandona e hiperventilada, fue acusada por un par de concejales por contratar vedettes y vedettos con fondos públicos, para una fiesta de año nuevo, en la plaza de armas de la comuna.

 

El cahuín llegó a la Contraloría General de la República –pagaría por ver la cara del Contralor cuando recibió la denuncia- pero, Ángel, el vedetto favorito de la alcaldesa (que también trabajó en la campaña de la diputada Carla Rubilar, hija de Vicky) aclaró rapidito que el “espectáculo artístico” fue licitado como Dios manda, a través del portal Chile Compra (¡!). 

 

Pero no sólo en Chile se cuecen habas. La de la foto es Tania Deveraux, candidata belga al parlamento que publicitó su postulación al Senado ofreciendo sexo oral a 40 mil personas. No sé si fue electa o no, pero al menos se volvió famosa. ¿Llegaremos a tanto?

 

Anuncios