Imagínate una ciudad desconocida. Imagínate dos amantes o amigos decididos a encontrarse a toda costa, sin usar el celular o acordar previamente una esquina, un bar, un rincón.

 

Imagínate buscar al otro(a) sólo frecuentando los lugares a los que podría ir de acuerdo a sus costumbres o gustos. Imagínate que a pesar de las probabilidades, se encuentran.

 

Lo que describo nos es una de esas insulsas películas gringas, si no un juego llamado EROTURISMO, que un francés un poco excéntrico, llamado Jöel Henry- y su mujer -Maïa- practican desde hace algunas décadas como una forma diferente de conocer ciudades y pueblos de Europa.

 

Pero eso no es todo: otro juego de Henry, un periodista que escribe para un canal de arte en Estrasburgo, es buscar la primera y la última calle del mapa, trazar una línea y seguirla.

 

O conseguir una versión local del famoso Monopoly e ir a los lugares del tablero según determinen los dados (MONOPOLY TURISMO).

 

O unir, también plano de la ciudad en mano, la primera calle que empiece con A con la última que empiece con Z: eso es el ALFATURISMO.

 

O hacer caso sólo a las recomendaciones de los habitantes de la ciudad: el insider travel, o quizás, mi favorito, tomar una guía turística y hacer justo todo lo contrario (incluido sacar las fotos dando la espalda a monumentos y lugares habituales), el CONTRATURISMO.

 

Los Henry practican cada una de las alternativas que proponen en VOYAGE EXPÉRIMENTAL, la antiguía –distribuida, era que no, por Lonely Planet– que apuestan a rescatar la aventura como esencia de los viajes v/s el turismo estandarizado, en grupos que, cámara al cuello, recorren las ciudades sin bajarse de un bus.

 

Las ideas, por descabelladas que suenen, tienen algo de utópicas y dadaístas, así que habrá que poner alguna en práctica, no?

 

Quizás intente con el VIAJE ALTERNATIVO. Sales de tu casa y caminas en zigzag, una esquina a la derecha y la siguiente a la izquierda, la siguiente a la derecha y así, hasta que encuentres un obstáculo que no puedas superar. ¿Hasta dónde llegaré? 

 

 

Anuncios